Design Thinking Program Human Rights

Desing Thinking fusiona el derecho ideas innovadoras y debemos combinar nuestros talentos con las herramientas. Design Thinking Human Rights es una metodología que tiene usos distintos y enfrenta una gran cantidad de retos ahora mismo: robots, inteligencia artificial, big data, nubes, etc. Estamos frente a una gran cantidad de olas a través de las cuales debemos a aprender a surfear, a ser flexibles para adaptarnos para avanzar al siguiente nivel. La primera sentencia sencilla de la que tengo constancia fue realizada en 2018, y fue dirigida para que una persona con discapacidad intelectual pudiera entenderla, gracias al éxito que tuvo, se demostró que podemos adaptarnos a las personas que de verdad lo necesitan, no tenemos que redactar documentos para que solo lo comprendan el abogado, fiscal o juez. Si podemos abrir las puertas y conseguir que más personas puedan tener acceso al derecho sería un gran paso para la sociedad. En El Salvador, una niña que fue llevada por su madre interpuso una habeas corpus a favor de la madre, la sentencia fue enriquecedora en cuanto al interés superior del menor, pero se ordenó la misma resolución que el notificador de la sentencia debía explicar el contenido con palabras sencillas a la niña. Otra forma de interpretarlo es pensar en dibujar tu futuro porque en realidad te estás apoyando en el presente, en lo que estás haciendo ahora para proyectarlo hacia adelante porque estará enfocado hacia dónde vas. ¿Y cómo sabemos a dónde vamos?, por los datos, mediante los cuales conocemos nuestras experiencias, cómo nos podemos adaptar, planear hacia donde nos dirigimos y testar una y otra vez, todo tiene que ser medianamente ágil, rápido, para que las cosas puedan fluir. Los pasos del Design Thinking Human Rights  son empatizar, definir, idear, prototipar y el sentido de los derechos humanos.


¡Crea tu página web gratis!